Muchas veces tenemos una idea de negocio en la cabeza y queremos llevarla a cabo o simplemente estamos cansados de nuestra situación actual y queremos ser nuestro propio jefe. Partiendo de esta base, tenemos que considerar que no todas las personas que quieren emprender (emprendedores) están lo suficientemente preparadas para ello. Puede que no cuenten con la experiencia o habilidades suficientes o simplemente quieren comenzar con un negocio y no saben muy bien cómo desarrollarlo. Aquí es donde entran en juego las franquicias.

A priori, adquirir una franquicia parece el modelo de negocio más rentable y con menor riesgo de fracaso pero (en nuestra opinión) esto solo es un mito. Como todas las cosas, existe una parte negativa y una positiva. Veamos detenidamente pros y contras de las franquicias.

Ventajas de las franquicias:

  • Sistema Establecido. Que al comenzar un negocio ya tengas la seguridad de contar con un plan empresarial creado, consolidado y rentable es toda una ventaja. Cuando adquieres tu franquicia otras personas antes que tú ya se han asegurado de que ese sistema funcione. Forma de trabajo, gestión empresarial, plan de marketing… antes de comenzar con tu negocio ya contarás con todo ello.
  • Formación constante. Desde el primer momento la franquicia se encarga de formarte. Manuales, cursos presenciales, online, todo lo que puedas necesitar. Y si la marca va evolucionando o los productos cambiando, te seguirán formando.
  • Posicionamiento de la marca. Aunque cada franquicia sea un negocio independiente, todas forman parte de un gran grupo dentro de una misma marca. Esto hace que el “nombre” de tu negocio tenga más poder que si fuera un negocio independiente. Todo el mundo conocerá el nombre de tu empresa antes incluyo de que hayas comenzado con ella. La marca tendrá mayor visibilidad y repercusión a nivel publicitario y conseguirás todos los beneficios de pertenecer a un gran grupo de empresas.
  • Apoyo multidisciplinar de la marca. La marca se encarga de darte apoyo en los problemas y dificultades que vayan surgiendo en tu día a día. Tendrás soporte y asesoramiento en temas como contabilidad, marketing, publicidad, problemas informáticos…

Desventajas de las franquicias:

  • Cuotas y royalties. Cuando adquieres una franquicia tienes que pagar una cuota inicial importante además cada mes tendrás que pagar un porcentaje del total de las ventas (royalty). Antes de decantarte por una franquicia u otra, asegúrate de poder hacer frente a esto.
  • Normas establecidas. Toda red de franquicias tiene sus propias normas, sus estándares de calidad, funcionamiento o atención al público. Cuando elijas una franquicia trata de averiguar si su filosofía de empresa es acorde a ti ya que así te resultará más fácil seguir sus normas y te sentirás más identificado con la marca.
  • Compra estándar de productos. Al igual que ocurre con el punto anterior, la compra de productos está totalmente limitada a los proveedores y productos que elige la marca. Tú serás el que compre esos productos pero tendrás que hacerlo siguiendo las instrucciones de la marca. Recuerda que de cara al mundo, todas las franquicias son un solo negocio y como tal, se espera lo mismo en cada uno de ellos.

Después de leer esto, ¿qué opinas? ¿Merece la pena invertir en una franquicia?

¡Déjanos tu comentario!

Puedes contactarnos usando WhatsApp. Estaremos encantados de atenderte.
Powered by
×
¿Quieres que te llamemos?