Reducir gastos es una tarea bastante complicada de por sí y más, si queremos mantener el mismo nivel de calidad y que nuestras ventas no se resientan.

¿Cuáles son los problemas más comunes que están sufriendo las empresas a causa del Covid?

La crisis del Covid ha propiciado que el 100% de las empresas (siempre contando con un 1% de error) se vean obligadas a reducir sus gastos para poder sobrevivir; sobre todo, en el caso de las empresas que desarrollan su actividad en una oficina tradicional, ya que este modelo de negocio no permite la flexibilidad que las empresas necesitan en un momento de cambio como este.

Cambios en las necesidades de la oficina. Problema de espacio.

Muchas empresas están pagando por una oficina mucho mayor de lo que requieren ya que la mayoría de sus trabajadores están en teletrabajo; o todo lo contrario, de repente necesitan mayor espacio para poder descentralizar a tus trabajadores por cuestión de seguridad.

Contratos blindados y pérdidas de fianzas

La mayoría de empresas que tienen su sede en una oficina tradicional tienen contratos de larga duración con altas penalizaciones que no se ajustan a un momento de incertidumbre como el que estamos viviendo. Como consecuencia, las empresas se ven obligadas a hacer frente a sus alquileres hasta agotar los contratos o a perder las fianzas depositadas perdiendo así miles de euros.

La dificultad de mantener el nivel de calidad reduciendo costes

Muchas empresas no están pudiendo mantener sus actuales estándares de calidad; al tener que reducir costes, tanto su actividad diaria como el servicio que ofrecen a sus clientes se están viendo resentidos. Retrasos en los envíos, minutos y minutos esperando para hablar con un operador, productos de mala calidad o reducción de personal son solo algunos ejemplos.

Tener tu negocio en un Coworking  es la solución

Las empresas que tienen sus negocios en coworkings son las que menos están notando los efectos de esta crisis ya que pese a sufrir las consecuencias que todos estamos notando, han podido mantener los mismos estándares de calidad que venían manteniendo.

Los miembros de un coworking pueden moverse de una oficina a otra en función de sus necesidades por lo que solo pagan por el espacio que realmente necesitan. Pueden pasar de una oficina para tres personas a una para seis o a una oficina virtual en función de sus necesidades.

Respecto  a los servicios que ofrecen los coworkings, estos no se han visto alterados por lo que todos sus miembros han podido continuar con su actividad diaria con total normalidad sin que sus ventas se vean afectadas.

 

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat