IMAGEN-15076016-2

Tener una buena actitud en la oficina es fundamental,  ya que es el lugar en el que más horas al día pasamos. Una buena gestión de nuestro “(mal)humor” es clave.

Es habitual que se cree un ambiente de tensión en nuestro lugar de trabajo, a veces esa tensión es generalizada y otras veces, somos nosotros mismos lo que llevamos nuestro mal humor a la oficina, esto hace que todo a nuestro alrededor se convierta en un problema. La fotocopiadora que no funciona, la luz que nos molesta, una sugerencia de un compañero…

Todos tenemos problemas y un día podemos llegar a la oficina de mal humor, a todos nos ha pasado, pero lo importante es ser conscientes de esto y no dejar que se convierta en un hábito diario.

Ser un generador de mal carácter hace que nuestros compañeros se vean afectados y a su vez ellos generen mal carácter también.

Aprende a gestionar tus emociones, tus compañeros lo agradecerán, serás valorado de forma positiva, te sentirás mejor contigo mismo y lograrás tus metas más fácilmente. 

Evita el mal humor con los siguientes consejos:

  • No te olvides de saludar. Algo tan simple como decir “buenos días” propiciará un mejor comienzo de la jornada.

 

  • Cuidado con los chismes y comentarios negativos. A veces, inconscientemente, hacemos comentarios inapropiados. Evita los chismes y la negatividad, esto es básico para  lograr un buen clima laboral.

 

  • Tiempo de trabajo, respétalo. Es importante respetar tu jornada de trabajo y la de tus compañeros. Si tu jornada laboral es menos laboriosa o más relajada que la de tus compañeros, procura no interrumpirles constantemente ya que eso crea malestar. También procura llegar a tiempo a tu trabajo, y no salir antes de tiempo.

 

  • La sinceridad… sí, pero con matices. Siempre se debe ser sincero pero siempre midiendo tus palabras, si tienes que ser crítico, que sea una crítica constructiva con vistas a mejorar y ser positivo. Evita los comentarios inapropiados, las adulaciones en exceso, y sobre todo, dar tu opinión (sobre todo si no es positiva) si no te la han solicitado. Mini consejo: si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada.

 

  • Limpieza y orden. Mantén tu espacio de trabajo limpio y ordenado. Esto hará que aumente tu productividad, te sentirás con mejor humor en tu lugar de trabajo y transmitirás una buena imagen a los demás.

 

  • Mantén el decoro. Viste de manera apropiada, no eleves el tono de voz, y sobre todo, trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti.

Porque, un buen clima laboral es bien para todos y un buen humor es salud, paz mental, felicidad…

Y si no lo consigues, en un coworking con despachos privados como OficinasYA, te relacionaras cuando tu quieras y si un día no te apetece hablar, no pasa nada 🙂

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat