¿Qué variables debes controlar si decides montar un negocio?

Muchas veces estamos tan emocionados con nuestra idea que nos olvidamos de lo que es el día a día de un “empresario”. Tener un negocio propio no solo es tener una buena idea, también consiste en una estructura empresarial bien definida que requerirá una inversión económica por nuestra parte.

Dicho esto, pon atención a cada una de las siguientes variables, ve analizando y resolviendo una a una y cuando las tengas todas controladas, ¡adelante! ¡Tu negocio estará en marcha!

  • ¿Empresa o autónomo y nombre comercial?

Cuando elijas la forma societaria de tu negocio piensa bien en los gastos y responsabilidades que conllevará tanto al inicio como en los años posteriores. No es lo mismo una S.L. que una S.A. Una opción económica puede ser hacerte ser autónomo y registrar un nombre comercial. ¿A que no lo habías pensado?

  • ¿Qué modelo de negocio elijo?

A la hora de decantarte por un modelo de negocio u otro, ten en cuenta los gastos fijos que acarrearán. El alquiler de un local, el mercado en el cual decidas vender o la red de distribución puede suponer una gran diferencia económica. Si aún no lo tienes claro, piensa en las diferencias entre vender productos y vender servicios. No es lo mismo venta online a través de Amazon por ejemplo que necesidad de alquilar un almacén y pagos altos a transportistas.

  • ¿De dónde puedo obtener financiación?

Además de emplear tus propios recursos económicos, puedes plantearte capitalizar el desempleo, solicitar subvenciones para emprendedores o startups, los Business Angels o la economía colaborativa como crowdfunding o crowdlending. Trata de ser creativo y dejar la opción del crédito del banco como último recurso.

  • ¿Para qué tener un colchón económico?

Cuando eches cuentas y sepas el dinero que necesitas para comenzar, es recomendable que en tu plan financiero incluyas al menos un colchón de un mes (como para poder sobrevivir si en 30 días no recibes un solo ingreso). Además de este colchón, tienes que contar con los gastos fijos que tendrás los primeros seis meses. No olvides gastos como el IVA, que aunque luego será repercutido primero habrá de ser soportado y deberás contar con ese dinero de ante mano.

  • ¿Qué procesos puedo hacer por mí mismo y cuáles externalizar?

Cuantos más intermediarios y más servicios subcontrates, menor rentabilidad. A la hora de pensar en el día a día como empresario; párate a pensar qué tareas puedes realizar tú, qué tiempo te llevará realizarlas y qué coste económico tendría externalizarlas. Haciendo un análisis periódico de estas variables, darás con el mejor equilibrio.

  • ¿Qué debo tener en cuenta con respecto a los plazos de pago?

Antes de entrar en materia debes asumir (aunque no estés de acuerdo) que no siempre se realizan los pagos al momento, ni lo que tu hagas ni los que te hagan a ti, cuando antes asumas esto mejores decisiones tomarás. La clave en una frase: los plazos de pago a proveedores siempre deben ser mayores que los plazos de cobro a clientes.

  • ¿Ponerme un sueldo sí o no?

Rotundamente a favor. ¿Por qué? Porque las cargas fiscales serán menores. Un sueldo aunque sea el tuyo es considerado como un gasto. Si no tienes asignado un sueldo, todo lo que obtengas de la venta de tus productos se considerará beneficio y se tributará de forma distinta. Nota: antes de comenzar con tu negocio te recomendamos pasar un rato con un gestor para que te informe sobre las diferentes formas de tributar.

Analizadas y controladas cada una de estas variables, ¿cuál es el siguiente paso? ¡Comenzar con una Oficina Virtual en el Coworking de Oficinas YA! que elijas! ¡Todos los servicios que puedas necesitar y desde solo 1€ al día! 

Más info en www.oficinasya.es

 

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat