La crisis provocada por la llegada del COVID19 nos ha pillado desprevenidos, sin apenas tiempo de reacción, sin un plan de acción, sin previsión de ningún tipo y con un futuro incierto en el cual no sabemos qué va a pasar.

Dicho así suena catastrófico pero, ¡al contrario! Esta situación nos presenta un nuevo panorama lleno de oportunidades, las cuales sabremos aprovechar porque habremos salido de esta crisis más fuertes de lo que entramos, habiendo reordenado nuestras prioridades y sabiendo cual es el verdadero valor de las cosas.

Hoy os hemos recopilado importantes lecciones que hemos aprendido con esta situación. Esperamos que os sean de ayuda.

Parar de vez en cuando es necesario

Cuántas veces nos hemos dejado arrastrar por la rutina o por una vida frenética llena de actividades sin apenas tiempo para pensar. Con esta situación nos hemos visto obligados a parar de golpe y ahora a nuestro día le sobran horas. Hemos podido comprender que parar a pensar es necesario. Pensar en nosotros, en nuestro alrededor, plantearnos si estamos donde queremos estar o si hemos perdido el rumbo en algún momento. De este parón se están generando grandes ideas, se están llevando a cabo proyectos que antes no se podían realizar por falta de tiempo, se están reorientando los negocios, diversificándolos, haciéndolos mejores y más sostenibles…

La importancia de la adaptación

Ahora más que nunca hemos aprendido que para sobrevivir tenemos que saber adaptarnos a cualquier situación. Es curioso cómo esta crisis nos está mostrando cómo personas fuertes se están derrumbando y otras aparentemente menos fuertes están “tirando del carro” y reinventándose. Como hemos podido comprobar, saber adaptarse es crucial. Seguro que después de esto, todos seremos más fuertes y nuestra capacidad de adaptación mayor.

El valor de pertenecer a una comunidad unida

Como decían en Juego de Tronos, “el lobo solitario muere pero la manada sobrevive”. Es importante pertenecer a una comunidad unida donde todos sus miembros se ayuden, donde cada uno aporte su punto de vista o su experiencia. La solidaridad o la inspiración son clave en estos momentos. Hemos aprendido que trabajando unidos y compartiendo un mismo objetivo se obtienen mejores resultados que actuando en soledad.

La diversificación y los planes de acción son clave

La vida tan frenética que llevábamos no nos permitía parar a pensar o a planificar bien ya que la mayor parte del tiempo nuestras decisiones las tomábamos sobre la marcha. Con todo lo que estamos viviendo, seguro que todos tenemos claro que tener un negocio diversificado y un buen plan de acción es fundamental. Si el camino A falla, tenemos que tener un camino B al que recurrir y si el camino B también da problemas, nos pasaremos al C. Quizá el camino C no sea el óptimo pero tal vez sea el único que nos permita llegar al final mientras reparamos los caminos A y B.

¡Ánimo! ¡Juntos lo conseguiremos! ¡Adaptémonos, pensemos, valoremos, planeemos y superemos!

×
¿Quieres que te llamemos?