Te proponemos algo, haz una lista con todo lo que tienes pensado hacer mañana, al finalizar el día tacha todas las cosas que has hecho a lo largo de ese día y añade todo lo nuevo que no estaba en tu lista. ¿Qué porcentaje de tus tareas has podido terminar?

La mayoría de la población al acabar el día no ha podido llevar a cabo la mayoría de tareas que se ha había propuesto hacer. ¿Por qué ocurre esto? ¿Surgen imprevistos? ¿Cambio de planes? La respuesta es falta de productividad.

Hoy vamos a centrarnos en esa minoría súper productiva que no solamente cumple su hoja de ruta sino que realiza más tareas de las que tenía programadas. Te vamos a contar cómo lo hacen ellos, sus trucos y sus hábitos. Aprender de los mejores y poner en práctica lo aprendido es la clave del éxito.

Hábitos comunes de las personas súper productivas

Centra tu atención en una sola cosa

Focaliza toda tu atención en la tarea que estés realizando. No empieces nada nuevo hasta que no finalices lo que estás haciendo. Si te surge algo urgente hazlo pero una vez finalizado, termina lo que empezaste. Mezclar tareas disminuye la productividad y aumenta las posibilidades de error. Consejo: procura comenzar el día con la tarea más importante que tengas que realizar, esto es crucial ya que cuando la hayas finalizado tu mente se liberará de ese peso y podrás realizar el resto de tareas sin tanta presión.

Haz una lista con todas tus tareas pendientes y el tiempo que tienes que dedicar a cada tarea

Realizar una lista e ir tachando es el truco más sencillo y útil que puede haber. La mente siempre pone más atención a lo visual. Tener delante de ti una lista de “pendientes” hará que no te desvíes de tu ruta y te esfuerces en acabar todas tus tareas. Anotar el tiempo aproximado que te llevará realizarlas te ayudará a organizarte mejor.

Adelántate a tus auto-sabotajes

No quieras abarcar más de lo que sabes que podrás abarcar. Se consciente de tus limitaciones y en vez de auto engañarte busca soluciones. Si hoy solo podrás hacer 80, no pretendas hacer 100 ya que lo más probable es que te aturulles y solo te quedes en 60. Trata de adelantarte al futuro con realismo y sensatez. Conocerte a ti mismo es la mejor forma de lograr todo lo que te propongas.

Dedica cada día tiempo a tus hobbies y practica algún deporte

Siempre tendrás alguna tarea por hacer, siempre habrá más trabajo qué sacar adelante pero se consciente de algo, la vida no es solo trabajo. Tan importante es trabajar como tener tiempo libre. Céntrate en tu trabajo únicamente durante tu jornada laboral. Una vez que finalice tu jornada desconecta. Dedica un rato cada día a practicar algo de deporte o a tu hobbie favorito. Esto te llenará de energía y te recargará las pilas para el día siguiente.

Marca ciertos tiempos para revisar tu móvil y tu correo

No mires el móvil cada vez que vibre ni respondas al instante a cada email que recibas. Céntrate en lo que estés haciendo. Márcate ciertos momentos del día para mirar tu móvil, aprovecha las horas de las comidas o los tiempos muertos.

Aprende a decir NO

Piensa que tu día solo tiene 1140 minutos. No los malgastes en cosas que solo haces “por cumplir”. Di no cuando es no y solo acepta aquellas cosas que realmente te motiven o sean imprescindibles. El tiempo que se va no vuelve. Aprovéchalo de verdad.

Cuídate

Es imposible rendir bien si no tienes la energía suficiente. No olvides algo tan básico como dormir las horas necesarias, una buena alimentación, momentos de paz, risas, gente positiva, momentos zen…

“Si amas tu vida no malgastes tu tiempo pues de esa materia está hecha” Benjamin Franklin

×
Puedes contactarnos usando WhatsApp. Estaremos encantados de atenderte.
×
¿Quieres que te llamemos?