Empecemos por el principio, ¿sabes reconocer los síntomas más comunes del estrés?

  • Sentir enfado, irritación, estar irascible con las personas de tu alrededor
  • Sensación de nervios, dolor de tripa o estómago encogido
  • Falta de motivación o apatía, no te apetece hacer nada
  • No estar tan alegre como de costumbre
  • Tener problemas para dormir o tener más pesadillas de lo habitual
  • Agotamiento mental, sentir que estás colapsado y eres incapaz de pensar

Una vez identificados los síntomas es importante encontrar el origen concreto, no vale decir “el Covid” como algo genérico. Para solucionar el problema es necesario ser más preciso, ¿qué es exactamente lo que te está produciendo estrés?

  • Miedo a ir a la oficina por temor a contagiarte
  • Dificultad para acostumbrarte al teletrabajo
  • Agobio por estar todo el día dentro de casa
  • Sentir que no eres productivo porque no cuentas con los equipos necesarios
  • No poder concentrarte ni poder mantener el mismo ritmo de trabajo de antes
  • Sobre trabajar, exceso de trabajo por tratar de aprovechar lo máximo posible
  • Incertidumbre sobre el futuro, miedo a perder tu negocio o tu trabajo

Ahora que ya sabes dónde está el origen del problema, ¡solucionémoslo! Aquí tienes algunas ideas que podrán ayudarte. Piensa que no eres el único en esta situación, lo que a otros les ha funcionado también puede funcionarte a ti.

  • Habla con tus compañeros, jefes y personas de tu entorno. Cuéntales cómo te sientes, comparte tu experiencia. Recuerda que ellos están pasando por lo mismo, entre todos podréis ayudaros, aconsejaros, lo que no se le ocurra a uno se le ocurrirá al otro.
  • Trata de mantener una rutina diaria que sea lo más parecida posible a la que tenías antes. Esto te dará sensación de seguridad y tranquilidad.
  • Diferencia tus actividades diarias de las que realices los fines de semana. Aunque estés en teletrabajo y apenas salgas de casa, el fin de semana es el fin de semana. Comida basura, siesta, relax…
  • Pasa tiempo al aire libre, aunque haga mal tiempo, un paseo bajo el paraguas no es mala opción, lo importante es romper con la monotonía y cambiar de escenario.
  • Aprovecha estos meses sin planes para formarte, estudia aquello que siempre quisiste hacer pero no pudiste por falta de tiempo. Puede ser formación personal o relacionada con tu negocio. Piensa donde crees que necesita un empujón y enfócate ahí.
  • No seas demasiado exigente contigo mismo. Es la primera vez en tu vida que vives una pandemia, es normal que cometas errores o que no estés llevando esta situación de forma perfecta. Todo esto es nuevo para todos. Date el permiso de equivocarte o de sentir miedo de vez en cuando, piensa que cada día es un aprendizaje que te hará más fuerte.

RESILIENCIA: es la capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida, transformar el dolor en fuerza motora para superarse para superarse y salir fortalecido de ellas. Una persona resiliente comprende que es el arquitecto de su propia vida y de su propio destino.

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat