Un coworking es compartir un espacio de trabajo entre varias personas/empresas.

En estos espacios de trabajo, se pueden encontrar despachos privados, salas de reuniones y zonas comunes de trabajo, además ofrecen una serie de servicios que para una empresa independiente o un emprendedor, son difícilmente asumibles. En un coworking todas las empresas están al mismo nivel, desde un autónomo hasta una gran multinacional, de cara al exterior, todas son iguales.

Veamos un ejemplo:

Acabamos de comenzar con un negocio, vamos a crear un bufete de abogados, comenzamos trabajando dos personas. Decidimos comenzar nuestro negocio en un coworking en Madrid, por ejemplo el de OficinasYA de la calle Serrano. Ya para empezar, no tenemos que perder tiempo en acondicionar la oficina, ya que la encontramos lista para entrar, ya tenemos de antemano internet de fibra, mobiliario, servicio de limpieza, secretaria que atienda a nuestras visitas… todos estos servicios y muchos más preparados para nosotros en el mismo momento de comenzar el negocio. Ah! Y en la mismísima calle Serrano, una de las calles más prestigiosas de Madrid.

Analicemos las diferencias entre la oficina tradicional y el coworking.

1.Ubicación de prestigio. Si tuviéramos que comprar o alquilar por nosotros mismos en esa zona, se nos dispararía el presupuesto o directamente tendríamos que descartarlo.

2.Servicios contratados y listos para comenzar a trabajar. Luz, agua, internet, mobiliario, equipos… (mejor no pensar en tener que contratar todo esto por nuestra cuenta…)

3.Limpieza diaria. No tenemos que preocuparnos de la limpieza ya que todos los días se ocupa el coworking de ello. Al igual que del mantenimiento o problemas que puedan surgir (sustitución de limpiadoras, compra de material de limpieza…)

4.Sala de juntas disponible. Con proyector, videoconferencia… en una oficina tradicional, estos servicios salen caros, ya que requieren un desembolso económico que no amortizaremos.

5.Equipos a nuestra disposición. Impresoras, escáneres, envío de fax… otro ahorro importante.

6.Uso de una dirección de prestigio en nuestras página web, tarjetas de visita. No solamente es ir a trabajar a la calle Serrano, sino, que de cara al mundo, nuestra oficina se encuentra allí. Solo eso ya da confianza a nuestros futuros clientes.

7.Secretaria. Si comenzamos un negocio en una oficina tradicional, no podríamos permitirnos la contratación de una secretaria, en cambio en un coworking ya dispones de ella, la secretaria se encargará de recibir llamadas, atender visitas, recepcionar mensajería…

8.Zonas comunes donde hacer networking y entablar importantes contactos con otros empresarios. En los coworkings como OficinasYA, además de fomentar el networking entre los clientes del mismo centro, intentan establecer relaciones entre toda su red de centros de las principales ciudades de España, semanalmente realizan sesiones de networking, eventos afterwork…

9.Descuentos en servicios. Los coworkings suelen disponer de descuentos especiales para sus clientes, descuentos en restaurantes, asesorías, gimnasios…

10.Flexibilidad. Podemos ampliar nuestra plantilla tanto como queramos en cualquier momento. Los coworkings son totalmente flexibles y se adaptan a la situación de cada cliente. En una oficina tradicional, una ampliación de plantilla supondría un cambio de oficina.

11.Movilidad. Si viajamos bastante, no necesitamos tener una oficina tradicional que la mayor parte del tiempo esté vacía, en un coworking podemos disponer de espacio de trabajo según nuestras necesidades. Eso da una libertad total al coworker (usuario del coworking) además de que no repercute en el gasto que supone el coworking.

Volviendo al ejemplo que pusimos inicialmente. ¿Puede una empresa que se está iniciando permitirse todos estos servicios? Imposible, además ¿cuánto tiempo le llevaría desde que comienza a buscar una oficina hasta que la tiene acondicionada por completo? Demasiado tiempo. Prácticamente estaría comenzando su negocio con pérdidas tanto de tiempo como de dinero que podría evitar fácilmente si contrata un espacio de trabajo en un coworking.

Los nuevos estilos de vida y trabajo requieren fórmulas de negocio flexibles, que se adapten a cada persona y que cambien rápidamente según las necesidades.

En un mundo en el que cada vez se dispone de menos tiempo, en el que cada vez hay más trabajadores nómadas, invertir en una oficina tradicional es anclarse en el pasado.  Como hemos visto en el ejemplo, los coworkings han venido para quedarse.

Más información en el 91 829 85 00 o en info@oficinasya.es

 

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat