Superado el shock inicial y después de dos largos meses, ya no hay duda, la “nueva normalidad” está aquí y viene para quedarse.

Si queremos que nuestros negocios sigan activos, debemos cambiar el chip y reinventarnos. Oportunidades siempre hay, solo tenemos que saber encontrarlas.

Ahora con la desescalada y la apertura gradual de los negocios creemos que es un buen momento para elaborar estrategias tanto para conseguir nuevos clientes como para retener a los actuales. Si aún no tienes clara la estrategia ¡aquí tienes algunas ideas!

La unidad es supervivencia

Cómo habrás podido comprobar, en estos meses se apela constantemente al sentimiento de unidad, colaboración, solidaridad, a ayudarnos unos a otros, a la palabra “juntos”. Esta es precisamente la clave para la supervivencia de tu negocio. Busca aliados y formad grupos fuertes. Puedes aliarte con empresas de tu zona, publicitaros, generar ideas conjuntas…

Fideliza a tus clientes

La clave es que tus clientes sientan que “eres suyo”. Intenta que sientan algo como “es mi (restaurante) favorito” o “siempre me ha ayudado, ahora le ayudo yo”. ¿Cómo puedes generar ese sentimiento? Trata de cuidar a tus clientes, si te es posible ofréceles descuentos en tus servicios, facilidades de pago, comprensión emocional incluso… lo que sea necesario para que sientan que eres parte de ellos.

Ofrece Vales canjeables

Ofrece bonos para uso de tus servicios. El típico “Vale por un…”. Actualmente hay plataformas creadas a las que puedes unirte como www.estamosabiertos.com o crear tú mismo tu plataforma junto con empresas de tu zona. También puedes crear tus vales y publicitarlos en tu web, redes sociales o campañas de emailings.

Compra ahora y paga después

Puedes ofrecer tus servicios gratis durante el tiempo que dure el estado de alarma y comenzar a facturarlos después. Algo como “empieza ahora a utilizar nuestros servicios y no pagues hasta que no termine la desescalada” por ejemplo. La idea es hacerte necesario. Es más fácil que sigan contratando tus servicios si siguen sintiendo que los necesitan antes que si pasan largo tiempo sin utilizarlos.

Pago en especies o “trueque”

Esta es una de las formas más antigua de comercio que existen. Quizá tengas un cliente que necesita usar tus servicios pero no puede pagarte ahora. No le pierdas como cliente, él puede utilizar tus servicios mientras tú utilizas los suyos. Por ejemplo, si tienes una empresa de informática y tu cliente es una gestoría que necesita que le repares un ordenador. Tú puedes reparárselo y él como pago puede darte tres meses de gestión del IVA…

Estas son solo algunas ideas, si se te ocurren más, ¡compártelas con nosotros!

×
¿Quieres que te llamemos?