¿Sabías que el 75% de la población padece glosofobia? Glosofobia es el nombre técnico con el que se conoce a tener “miedo a hablar en público”. Como ves, a la mayoría de la población nos entra ansiedad o miedo cuando tenemos una presentación o tenemos que hablar delante de otras personas.

Cuando nos referimos a “hablar en público” no solo nos referimos a hacer una presentación, sino a una entrevista de trabajo, una labor comercial, opinar en una reunión de trabajo, obtener financiación para un proyecto…

Pero como siempre decimos…  lo que no es innato se puede aprender y con las fobias ocurre lo mismo. Con un poco de práctica aprenderás a dominar tu mente y superar tus miedos.

Claves para superar el miedo a hablar en público

Ante todo, tienes que aceptar que antes de hablar en público siempre tendrás algo de miedo o pequeños nervios pero no te preocupes por eso, lo importante es minimizar esa sensación y aprender a concentrarte lo máximo posible en lo que estás haciendo. ¡Lo conseguirás!

1.Prepárate bien. Suena obvio pero no lo es. Antes de comenzar, prepara bien tu presentación, no es necesario que lo memorices todo, de hecho no debes hacerlo ya que si te pones nervioso correrás el riesgo de quedarte en blanco y no saber seguir. Opta por la “comprensión” comprende cada idea que tengas que transmitir, cada concepto. Cuando tengas el tema dominado, verás cómo los nervios disminuyen y tu presentación saldrá perfecta.

2.Ensaya. Sí, suena gracioso pero es muy efectivo. Si tienes que hacer una presentación comercial, lleva algunas frases aprendidas, algo para impresionar, algún comentario gracioso… grábate en vídeo o audio y luego trata de mejorar sobre eso. Con la nueva moda de enviar audios por whatsapp puedes escucharte muy a menudo y mejorar lo que creas que debes mejorar, aprender a modular la voz, hablar pausadamente, mejorar la respiración…

3.Mantén tu presencia. Controla tu mente para no dejarte llevar por tus propios pensamientos, se consciente de donde estás y trata de conectar con tu público, mírales a la cara, sonríe y se tú mismo. Eso hará que tanto tu público como tú os relajéis.

4.Revela tu miedo a hablar en público. Aunque te parezca increíble, cuando una debilidad se dice en voz alta, el cerebro la convierte en fortaleza. Tus oyentes empatizarán contigo automáticamente (piensa que tu miedo lo padece el 75% de la población) y el ambiente será más distendido. Tu mente comenzará a calmarse y tus nervios desaparecerán, te sentirás más libre y transmitirás mejor aquello que quieras transmitir.

“El miedo es una reacción y el coraje una decisión”

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat