Tan importante como trabajar en lo que os gusta es estar a gusto en vuestro lugar de trabajo. Al ser el lugar donde más tiempo pasáis al día, es fundamental estar lo mejor posible.

Basándome en mi propia experiencia; creo que todos deberíamos poner nuestro granito de arena para generar un buen ambiente laboral, tanto por los demás como por nosotros mismos. No tener depresión post vacacional ni estar triste cada domingo por la tarde ¡es genial! 😀

Dicho esto, entremos en materia: ¿cómo podemos crear un buen entorno laboral?

  • Conversad. Esto parece obvio, pero no lo es tanto. Seguramente más de una vez habréis oído frases como “yo aquí vengo a trabajar no a hacer amigos” o “no me gusta mezclar lo laboral y lo personal”. Si nos limitamos a lo estrictamente laboral, siempre habrá una barrera invisible entre nuestros compañeros y nosotros. Algo tan sencillo como: “¿qué tal has pasado el fin de semana?” o “¿qué tal llevas el día? Marcará la diferencia. Nota: si a una conversación informal le añadimos un toque de humor, los resultados serán aún mejores. ¿A quién no le gusta reír?  😀

 

  • Compartid vuestros breaks. A veces estamos tan ocupados que desayunamos en nuestra mesa o comemos rápido para seguir con la jornada. Hacer eso alguna vez está bien pero no conviene convertirlo en costumbre. Nosotros nos decantamos por pasar esos ratitos con los compañeros. Hablar de una forma más distendida hará la jornada más llevadera al tiempo que despejará nuestra mente.

 

  • Trabajad en equipo. Compartir objetivos comunes reforzará vuestra relación: buscar juntos soluciones a problemas, hacer brainstorming, compartir la celebración de un logro común….

 

  • Compartid tiempos de ocio (también con los jefes). La clave de esto es que esos tiempos de ocio sean algo voluntario y no “impuesto” por la propia empresa. Cualquier excusa es buena: grabar el vídeo de navidad de la empresa, un cumpleaños, un voluntariado, la inauguración de un restaurante cercano… ¡Consejo! Practicad juntos algún deporte. Una liga entre empresas, una carrera benéfica o un torneo de pádel serán un buen comienzo.

 

  • Procurad poneros en el lugar del otro. A veces surgen momento de tensión en la oficina o un compañero tiene un mal día y pierde los nervios. Tratad de tener paciencia en esos momentos, pensad que vosotros también podéis sufrir estrés o tener malos días y seguramente agradeceréis unas palabras de ánimo y comprensión. J

Bonus: ¿os habéis fijado en la imagen que ilustra el artículo? Transmite alegría, compañerismo y buen rollo. La foto es la celebración de una promoción interna de un compañero. En la imagen queda patente el buen ambiente que reina. ¿No os apetecería pasar vuestro día en un ambiente así? ¡Pues solo depende de vosotros hacerlo posible! 😀

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat
Puedes contactarnos usando WhatsApp. Estaremos encantados de atenderte.
Powered by