Es la eterna disyuntiva que se nos presenta a la hora de comprar un vehículo o quitarnos de problemas y acceder a uno compartido.

Es lo que llaman la “4º Revolución Industrial” y al igual que en oficinas (www.OficinasYA.es), viviendas (Airbnb), Vehiculos con Chofer (Uber), Peliculas (Netflix), Musica (Spotify)  los coches compartidos, por lo general, también salen favorecidos.

Por supuesto, no todos los casos son iguales y cada uno tiene unas características especiales, pero la inmensa mayoría de los conductores, poseen un vehículo para usarlo un par de horas al día, dejándolo aparcado en resto del tiempo.

Tomando como referencia para un vehículo privado con un gasto mensual de 200€ al mes (2400€ al año) para un coche pequeño, de poco consumo y bien amortizado y comparando con un coche de carsharing, parece que podemos usar un coche de carsharing de gama equivalente para hacer alrededor de 150 viajes cortos al año (cortos, de 4h y menos de 20km) y nos sigue saliendo más barato que tener uno propio. Sobre todo si tenemos en cuenta que, además del precio, hay una cantidad enorme de externalidades que, si las contabilizáramos, serían una fortuna: tiempo invertido en llevarlo al taller, en limpiarlo, en resolver trámites, hacerle revisiones…

A continuación tenéis el enlace a un estupendo artículo donde podréis ver más detalles, también encontraréis una tabla de excel, que podréis personalizar en función de las particularidades de vuestros vehículos:

http://la-cajita.es/blog/el-carsharing-como-alternativa-al-coche-privado-comparativa-de-servicios-en-madrid/

Otro artículo interesante: https://www.xataka.com/automovil/matar-o-no-matar-el-coche-en-propiedad-esto-es-lo-que-opinan-los-actores-del-sector

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat