4687852_orig

Las empresas que mejor funcionan tienen un punto en común, la motivación laboral de sus trabajadores es alta. Estar motivado es clave a la hora de conseguir los objetivos comunes.

Cuando vemos que el tiempo pasa y nuestros objetivos no se logran, tendemos a impacientarnos y esta impaciencia se la transmitimos a nuestro equipo, esto hace que se sientan desmoralizados, se genere bloqueo y los objetivos tarden aun más en llegar.

Aunque no estemos logrando los resultados esperados, debemos intentar no desmoralizar a nuestros empleados. Debemos valorar el esfuerzo realizado, hacerles sentir que somos un equipo, y animarles a seguir adelante confiando en que tarde o temprano lograremos nuestras metas, conseguir esto, es la clave del éxito.

Un buen líder debe ocuparse de mantener altos los ánimos del equipo. Deberá ser carismático, tener buen ánimo, empatía y ser un gran comunicador.

Con los siguientes pensamientos lograremos ser esos líderes carismáticos capaces de lograr todo lo que se propongan.

 1-    “Eres la persona ideal para este puesto.”

Valorar a nuestro futuro trabajador desde la entrevista de trabajo es una excelente forma de empezar. Al igual que toda empresa tiene unos objetivos, todo trabajador también tiene unos objetivos.

Un trabajador eficiente que ve que no se cumplen sus objetivos en la empresa, buscará otra empresa que le valore mejor para integrarse en ella.

 2-     “Bienvenido a la familia”

La palabra “familia” hará que se sienta integrado en la empresa, se sentirá valorado y motivado a  conseguir los objetivos de su “familia”, eso reforzará su confianza a la hora de desempeñar su tarea.

 3-    “Vamos, equipo”

Una frase tan sencilla puede ser clave en un momento duro o de mucho estrés. Ponte siempre a la altura de tus empleados y motívales recordándoles que estáis todo en el mismo barco.

4-    “¿Qué opinas?”

Pedir opinión demuestra que confiamos en nuestro empleado. Pedir opinión o consejo reforzará el afecto de nuestros empleados hacia nosotros como líder y hacia la empresa; se implicarán más intensamente y rendirán de forma considerable.

 5-    “Creo que es hora de mejorar tus condiciones”

La motivación laboral no solo se consigue con palabras, también debemos lograrlo con hechos, valorando y reconociendo el trabajo y el esfuerzo de nuestros empleados.

Retener a un buen equipo  de trabajo y mantenerlo motivado es clave para conseguir nuevos éxitos laborales.

 

×
¿Quieres que te llamemos?
Abrir chat